Go to page:
ReadBooks.xyz | Plick y Plock

VI. LA PARTIDA

¡Alerta! ¡Alerta! he ahí a los piratas
de Ochali que parten.

El cautivo de Ochali.

Cuando Kernok apareció sobre el puente, se hizo un profundo silencio.

No se oía más que el ruido agudo del silbato de Zeli, que, inclinado sobre la borda hacía amarrar el áncora, indicando la maniobra por modulaciones diferentes.

—¿Hay que desaferrar el áncora de estribor?—preguntó al segundo, que transmitió esta pregunta a Kernok.

—Espera—dijo éste—, y haz subir a todo el mundo al puente.

Un toque de silbato particular, repetido por el contramaestre, hizo aparecer como por encanto a los cincuenta y dos hombres y a los cinco marmitones que componían la tripulación de El Gavilán, y que se colocaron en dos filas, con la cabeza alta, la mirada fija y las manos colgando.

- 73 -